Barcelona le ganó al Valencia en un partido sufrido

931

El Barcelona salió airoso de Mestalla. Asfixiado, bajo un largo manto de polémica, el equipo azulgrana rescató los tres puntos con un penalti que transformó Leo Messi en el último suspiro. Antes hubo de todo, goles ilegales, entradas de roja sin castigo y hasta agresiones. En medio de esa manicomio reinó el más cuerdo, Leo Messi, para mantener a su equipo en el pulso por la Liga.

El Barcelona aún no sabe muy bien como salió vivo de Mestalla, caldera habitual que eleva la temperatura del equipo azulgrana y le suele hacer sudar de lo lindo. Con el ventilador apareció el de siempre para combinar donde otros parecen limitados técnicamente, filtrar un pase donde otros mandan el balón a la grada y permitir a Suárez sacar un penalti que el propio Leo se encargó de transformar. Con el gigante Diego Alves en la portería, con la grada de Mestalla avivando las brasas, con el minuto 94 sobre su espalda. Allí Leo se deslizó como ‘iceman’ hasta el punto de penalti y se acabó todo lo demás.

Artículo anteriorGobernación entregará 4.484 almuerzos en caliente diarios para abuelos y madres gestantes
Artículo siguienteGrave crisis en Venezuela