Colombia y Pereira, la pasión de siempre

1301

Pasaron días y fines de semana muy deportivos, todo por cuenta de las eliminatorias mundialistas camino a Rusia 2018 y el clásico de la B entre América y Deportivo Pereira.

Como siempre, este país que es futbolero por tradición, se centró en ver el partido de la selección Colombia ante Brasil llevado a cabo en Manaos, el resultado final fue una derrota 2×1. Resultado que nos dejó en el cuarto lugar de la tabla de posiciones con 13 puntos y si a hoy se hubiesen acabado las clasificatorias, ya estaríamos en la cita más importante de selecciones de fútbol.

No todo lo que brilla es oro, la tarea aún no se ha hecho, con esta reciente derrota, en el sistema de juego quedaron evidenciadas algunas deficiencias: como por ejemplo, lo que cuesta jugar siempre bien a la pelota, el equipo es intermitente, debido a que no hay quien maneje los tiempos, alguien que haga la pausa y jugadores que a veces nos ponen a dudar del porque fueron convocados si no aportan mucho o constantemente al combinado nacional.

Lo poco bueno que vimos ante Venezuela se olvidó totalmente frente los cariocas; un primer tiempo donde nos sorprendieron con gol tempranero de Miranda y una defensa colombiana que apenas se acomodaba. Brasil con Neymar y Marcelo por la izquierda nos hicieron el daño, entraban y salían con mucha facilidad y Stefan Medina poco o nada pudo hacer, terminó siendo el sacrificado del partido y el más criticado por los hinchas.

El empate se dio mediante autogol de Marquinhos y poco se hizo poco por defender ese buen resultado. Luego Neymar marcó el segundo a partir de ese momento, Pékerman con sus cambios no supo replantear el partido, no tuvo buena lectura y hombres como James Rodríguez, Carlos Bacca, Juan Guillermo Cuadrado y Macnelly Torres no pesaron, no se mostraron. Sin olvidar a David Ospina, que pese a la derrota, siempre es un respaldo en el arco colombiano y nos volvió a salvar del acecho del rival.

Sabemos que el camino para llegar al mundial es largo y que todos los partidos no son iguales, pero en este proceso el profe Pékerman que lleva ya cuatro años al mando, debe concretar una idea de juego consolidada, así como lo visto en Brasil 2014 donde nos puso a soñar con la hazaña mundialista o como lo visto ante Ecuador este año, considerado por muchos como el mejor partido de su era.

Necesitamos eso, una identidad futbolística, un patrón de juego definido que nos lleve a alcanzar buenos resultados sin tantos problemas, sin tantas complicaciones frente a los rivales sea quien sea.

Por otra parte, la tranquilidad llega por parte del Deportivo Pereira, el equipo matecaña goza de buena salud, continua siendo líder del torneo de ascenso ahora con 58 puntos, viene de empatar como visitante 1×1 ante América de Cali con un gol en el último minuto por parte del de siempre, Juan Camilo Hernández quien llego a 16 anotaciones y se consolida como el máximo artillero del campeonato local con tan solo 17 años.

Pero al igual que en la Selección Colombia, el conjunto pereirano también tiene mucho que mejorar. El equipo dirigido por Néstor Craviotto no viene jugando bien pese a que viene consiguiendo buenos resultados. Vemos jugadores que se notan cansados quizás por el desgaste de todo el año, otros que a pesar de que les dan la oportunidad de jugar no demuestran para que fueron traídos al equipo de la Perla del Otún.

Debido a esto, dependemos de alguna individualidad (como el tiro libre de J.J. Montaño) o una jugada elaborada que termine en gol. Precisamente esas jugadas elaboradas es lo que necesitamos y le pedimos al técnico argentino, ante el América y otros rivales hemos visto errores de juego como la mala entrega del balón y que no hay un hombre que maneje las ideas del combinado rojiamarillo.

Son detalles para mejorar profesor Craviotto, no desconociendo la gran campaña que estamos haciendo. Todo, de cara a la recta final de torneo y a los anhelados cuadrangulares que ya se ven a la vuelta de la esquina, puesto que todos anhelamos y soñamos el objetivo de ascender a la máxima categoría.

Artículo anteriorEl personaje literario
Artículo siguienteEspacio público vs derecho al trabajo: el cambio en Pereira