Deportivo Pereira empató con Leones

1237
En una noche en la que pasó de todo, Deportivo Pereira igualó 2 -2 frente a Leones y quedó segundo del cuadrangular con 1 punto. Se complica el camino, pero el Matecaña está más que vivo.
Con un magnífico recibimiento ante casi 20.000 personas, la noche parecía inmejorable para dar el primer paso e imponer condiciones desde la primera fecha. Pereira salió con decisión en el ataque al punto de tener la primera ocasión  a los 3 minutos en un remate que sacó el arquero de Leones. Sin embargo la zona defensiva que tan sólida venía siendo, tuvo una noche para el olvido y al minuto 5 un pase a la espalda de los centrales dejó dos atacantes visitantes habilitados, centro y gol del equipo antioqueño que sorprendía con un tanto de camerino. Un Pereira muy mal parado en el retroceso y con un nivel llamativamente preocupante de Palacios hizo ver dos realidades muy diferentes del equipo en defensa y en ataque.
La gente jugó un papel fundamental en los 90 minutos, metidos como nunca en el partido hicieron sentir la localía y Leones pareció nervioso durante todo el primer tiempo, la presión de Deportivo Pereira fue intensa generando tres opciones claras de gol al ahogar la salida de los jugadores del conjunto visitante. El problema del equipo no es la generación de oportunidades, con la misma formula Montaño – Stiwar por los costados y con un Juan Camilo Hernandez comprometido en cada balón que disputó y con el liderazgo que se le reclamó en partidos anteriores, el Pereira se hizo merecedor del empate, pero Reina y el mismo “Cucho” no podían definir para darle justicia al marcador.
DEPORTIVO MONTAÑO
El primer gol del Pereira, al igual que el segundo, vino por una pelota quieta cobrada por Montaño. Al minuto 46 un tiro libre desde la derecha que impactó con violencia el lateral y rebotó en la mano de un defensa de Leones terminó ingresando al arco dando justicia por el trámite de la primera etapa. Antes, Montaño ya había estrellado un balón en el vertical derecho, el mismo pero del arco norte que impediría el gol de la victoria minutos antes de acabar el partido. Celebración a rabiar y  seguido a ello una pelea que terminó en la entrada al camerino  entre los jugadores de ambos equipos.
Para el segundo tiempo el equipo se partió aún más. La mitad de la cancha era un lugar despejado y de tránsito libre, con pelotazos y desordenadamente Cucho y Stiwar intentaron echarse el equipo al hombro, pero nuevamente una mitad desequilibrada con Palacio que no marcó a nadie en toda la noche y con Navarro y Campuzano desordenados, dejaron libre a Battiste con el último hombre visitante, al minuto 60 tras un pelotazo, un error infantil del argentino dejó sólo a Lloreda que la picó por encima de Mafla para poner el 1-2
Mientras la tribuna se desbordaba en insultos contra Battiste, Craviotto hizo lo impensado en lo que se refiere a los códigos del fútbol. Sustituyó al central por Puerta, de muy buen nivel en los minutos que jugó. Battiste se fue en medio de insultos y aplausos en una tribuna polarizada. Al minuto 66 un centro de Montaño de tiro de esquina generó el empate con un cabezazo de “Cucho”, el jugador con más personalidad de la cancha. Iniciaba de nuevo el partido.
LA POLÉMICA
Ni bien pitó el juez para reanudar el partido, Leones pateó desde la mitad de la cancha y la pelota fue directo al fondo del arco Matecaña cuando Mafla no iba ni en el área en su retroceso. La confusión del central que tuvo que preguntar al línea y cuarto hombre generó minutos de expectativa que terminó con la anulación del gol. El motivo: dos jugadores de Deportivo Pereira estaban aun en la bomba del medio del campo. Confusión y polémica, pero de ahi en mas el central no pitó ninguna falta a favor del local, y en las divididas, todas las pitó a favor de Leones.
Partido digno de una verdadera final, fiesta en una tribuna que jugó el partido con más intensidad del año, dos partes diferentes de un equipo que arriba luchó y corrió sin mucha claridad y atrás sufrió con errores individuales y de funcionamiento. El cuadrangular está vivo, pero ya no hay margen de error, sigue Bogotá y es ahora o nunca.
Cortesía Furia Matecaña
Artículo anteriorGran polémica nacional por la Reforma Tributaria
Artículo siguienteEn Venezuela, Oposición presiona para cambiar el Gobierno