Divergencias en paralelo

879

Por: Carlos Olivares.

Creo que la mayoría de los colombianos coincidimos en que estamos absolutamente cansados de las ideologías o movimientos políticos de “Extrema” o “Puro”… Llámense Derecha, Centro o Izquierda. En los actuales momentos para el Colombiano promedio ninguno de los discursos es eficiente frente al mar de necesidades sociales que posee el país, veamos desde sus acciones de que se trata la aplicación práctica del discurso.

Cargado de adrenalina y con piedras en sus manos inicia el proceso grupal de destruir casetas, romper vidrios, dejar marcados gráficamente  signos y quemar buses que debemos después pagar posteriormente todos los contribuyentes.

Este valeroso adalid de la ideología de izquierda o socialista, concibe la necesidad mental de destruir para lograr el cambio.

Cuando pregunté a un activista de este proceso sobre las acciones sucedidas y el aporte para el proceso social objeto de debate, me expreso: “el campo y el agro hay que apoyarlo”; lo cual me pareció claramente  cierto. Y  como piensan ustedes que debe hacerse eso?. “Pues luchando contra el imperialismo yanqui y la opresión de las masas”…Aja. Si pero cual es la propuesta… “No pues darle duro a los perros del Smad” … Si pero como aporta usted y su grupo con esas acciones a la construcción de mejores condiciones del campesinado … ”Pues derribando la oligarquía opresora” …. Ummm bueno ¡me queda claro!.

Claro es, que se trata de personas que salen a dar batallas en un estado de inconciencia, seguramente manipulados ideológica o socialmente por mentes con objetivos mas mediáticos. Este mamerto que 10 años después regularmente entra en conciencia de su estado de víctima del sistema y que hoy identifica la concepción de base de la izquierda del país de donde se alimentan el Polo, el MOIR, la UP y próximamente las FARC y todos esos caudillos que gritan las necesidades sociales como propias y que saben victimizarse de cara al pueblo como si se tratara de si mismo aunque usen rolex y se desplacen en Toyota TX versión 2016,  a ellos les debemos políticas públicas de subsidio a la medida de su bolsillo.

Su fortaleza la generan elevando o destacando un nivel de conciencia social que logra llevar al convencimiento eficaz de que el estado les debe…. su más grave error, el deterioro económico que consolidan en penosas administraciones donde derrumban la productividad y sostenibilidad con propuestas caudillistas de subvención micro económica que apalanca claramente  sus procesos democráticos.

Probado se encuentra suficientemente el modelo en Latinoamérica ya que a largo plazo esta política culmina con la inviabilidad económica del país y el cultivo efectivo de la pobreza generalizada.

Mamertos como Gustavo Petro, Lula dasilva, Maduro, kirchner entre otros presentaron sus banderas de inequidad para falazmente acceder al poder e implantar sus procesos de gobierno donde lo único que brilló fue el crecimiento de las necesidades sociales y las denuncias por el desborde de sus propios intereses.

La otra cara de la moneda no es menos caótica, empresarios de la violencia guerrerista que se apalancan en el autoritarismo y se instalan en el poder para favorecer su entorno, enriquecer familias y  malgastar el patrimonio publico en guerras que se multiplican y profundizan.

El caldo de cultivo de la derecha se encuentra en el envenenamiento progresivo y sistemático de todo aquello que atente contra su ideario de poder.  Agro Ingreso Seguro el más claro ejemplo de administracion de lo público, que este modelo evidenció e identificó la ineficacia de políticas públicas del agro para financiar reinas de belleza y emprendedores delfines de la sociedad.

Uribe, Santos, Samper , Pastrana Etc., lo representan igualmente con diferentes métodos. Pero al final se trata del mismo producto.

Centro o Derecha se identifican por la búsqueda insistente de favorecer círculos o sectores, de mantener el poder y ejecutar políticas que los muestren como salvadores del reino del dolor y el caos que hoy vive el país. Pero su afianzamiento al poder los vuelve autoritarios y generadores de violencia a través de la construcción  de grupos de defensa de sus idearios.

Fácilmente terminamos siendo presas de la manipulación de prototipos sociales y de medios de comunicación que definen nuestra intención de participación democrática como fue el caso de Doña Ana Mercedes, que no votó por “Surriaga”, sino por “Juanpa” e inexplicablemente con su profunda claridad generó tendencia de voto por identificación de condiciones sociocultures en una gran parte de nuestra población.

Hoy la mayoría de los colombianos estamos conscientes de la ausencia real de soluciones y matriculados en la polarización y el desgaste de redes sectarias y posiciones que no aportan ninguna solución real pues finalmente se trata de las mismas aspiraciones en la derecha y la izquierda, para sostenerse en el poder a toda costa y proteger sus círculos bajo principios de intereses propios que los disfrazan de interés social.

Muy lejos estamos de consolidar un proceso político transparente, honesto, que nazca de la opinión y del clamor interno del ser humano, que se salga del marco de las maquinarias, la manipulación social y los intereses propios.

No se visualiza un líder que realmente presente una propuesta de administración publica, social y macroeconómica coherente pensando en el desarrollo del país, en la búsqueda de soluciones reales para los problemas de desempleo, seguridad, educación, salud, infraestructura etc.

Como me gustaría que las personas entendieran que el juego de los extremos o estereotipos, divide, genera manipulación es un sistema de administración de la convicción íntima que se acentúa pero que solo busca un fin , que se respalde un interés propio.

No queremos mas divergencias, debemos empezar por entender que ni Uribe, ni Santos, ni Samper, ni Pastrana para enfatizar este análisis en los últimos 30 años, han sido buenos directores de cambio social y desarrollo del país, menos ahora que se la pasan inculpándose de atropellos y excesos entre sí.

No han logrado aportarle al país una verdadera dinámica de desarrollo y equidad.

En Latinoamérica tampoco lo hicieron Lula, Castro, Correa, Evo o Chávez entre otros. El modelo es replicado en Latinoamérica donde cada 10 años se pasa de un extremo a otro en la búsqueda de la solución tras el cansancio de militar o apoyar  el extremo anterior sin resultado alguno.

Se trata entonces de extremos en paralelo, que presentan su metodología de administración desde diferentes ópticas pero que convergen en  iguales o semejantes resultados.

Cual es menos dañino seria la premisa de evaluación actual.

Creo que es momento de salir de la pugna de extremos de pensar más en personas, experiencias, propuestas o intenciones de consolidar a un líder sano que emerja con una ideología social y responsable que balancee la necesidad productiva del Estado y la creación de políticas públicas reales con soluciones reales.

Artículo anteriorEn Pereira y otros municipios se realizarán actos de apoyo a la firma final
Artículo siguienteLos Paralímpicos también cuentan