El relleno sanitario La Glorita es un referente a nivel nacional e internacional

1860

Siendo uno de los rellenos más grandes del país el Relleno Sanitario la Glorita recibe actualmente un promedio de 800 toneladas de residuos sólidos por día, de ellos un  53% provienen de Pereira y el resto corresponden a 24 municipios de Risaralda, norte del Valle, Viterbo (Caldas), y en ocasiones de municipios del Quindío. En el relleno “se han recibido visitas de expertos en el adecuado manejo de la disposición de los residuos y han encontrado allí un ejemplo de buenas prácticas del manejo ambiental”, tal como lo afirma el gerente de la empresa de Aseo, Manuel José Gómez.

El proceso de recepción y disposición de las basuras, trabajo que se cumple de manera ardua todos los días por parte  del equipo profesional y operario de las empresas Atesa de Occidente y Aseo de Pereira, se ha convertido en un modelo a seguir, al dar cumplimiento con todo el plan ambiental y su normatividad. Es por este motivo que de manera permanente, desde las dos empresas, se invita a toda la ciudadanía a realizar una adecuada separación en la fuente, para que residuos tan contaminantes como el plástico no llegue con tanta frecuencia al Relleno.

En el relleno La Glorita, desde el mes de junio del presente año se he dado inicio a una estrategia para dar cumplimiento a la normatividad ambiental y control de vectores alrededor del relleno, con un modelo de intervención avalado por la Aeronáutica Civil y el Comité de Control Aviario del Aeropuerto Matecaña, que se convierte en un programa piloto, idóneo para replicar en otras ciudades. Con el fin de ahuyentar las aves que están sobrevolando permanentemente el relleno, se realizó la adquisición de 15 animales caninos entre pastores holandeses y pastores velga malinois, que fueron elegidos gracias a su energía teniendo en cuenta que en países de Europa también los usan para este tipo de actividades. 

 

Los caninos hacen rondas puntuales para rodear los vasos (terrenos en donde se está arrojando las basuras), alrededor de 3 veces por semana con el acompañamiento del  instructor y 6 guías caninos, de 6 am a 2 pm y de 1 pm a 9 pm, posterior a ello, reciben las atenciones pertinentes en cuanto a los cuidados, limpieza y alimentación. De esta manera, se cumple con asustar a los gallinazos cerca al vaso activo y de todos los demás, para que a medida que pase el tiempo ellos no tengan tanta disponibilidad de residuos.

Artículo anteriorGobernación de Risaralda invierte más de $3500 millones en Simuladores de Laboratorio para educación
Artículo siguienteControl y seguimiento en los establecimientos nocturnos de Pereira