Fidel Castro ya fue enterrado en la ciudad de los próceres

331

Los restos de Fidel Castro reposan desde este domingo en el Cementerio Santa Ifigenia, de Santiago de Cuba, tras nueve días de duelo nacional y un recorrido por tierras cubanas que fue haciéndose más y más emotivo conforme la sencilla comitiva que acompañó al armón militar con su urna de cedro.

Entrada la noche, las calles de esta ciudad estuvieron repletas. Los bayameses esperaron al líder de la revolución coreando consignas. La más nueva y repetida es “Yo soy Fidel”. Otras son “Comandante en jefe, ¡ordene!”; “Fidel, amigo, el pueblo está contigo”, “Fidel, Fidel, qué tiene Fidel que los imperialistas no pueden con él”.

Las carreteras, particularmente cerca de núcleos más urbanos, estuvieron llenas de gente.

En el poblado de Sibanicú, Rodolfo Moreno, de 51 años, dependiente de una cafetería, pasó la noche entera junto a la carretera central esperando la carroza. “Él tenía la capacidad de decir siempre la verdad al pueblo. Le habló con franqueza a la gente y defendió a los pobres y a los más humildes de los abusos de los ricos”, dijo.

Los opositores no piensan así, pero estos días estuvieron recogidos, más por la vigilancia de la seguridad del Estado que por voluntad propia.

Sin embargo, miles de cubanos cubrieron los andenes en los cerca de 1.000 kilómetros de recorrido. Llegaron a caballo, en moto, bicicleta o caminando desde bohíos, poblados o núcleos urbanos agitando banderas, letreros. No faltaron los ‘armados’ de sus teléfonos móviles para captar el instante del paso de la comitiva. No hay duda de que hubo organización en el recorrido. Grupos de operarios iban por delante colocando panorámicos y las administraciones locales instalaron grandes banderas cubanas en edificios y empresas. Pero en los balcones de las casas ondearon enseñas tricolores más pequeñas. “Si no costaran 11 fulas (equivalente a 12 dólares) seguro que habría muchas más”, dice un simpatizante.

 

 

ElTiempo.com

Artículo anteriorFalcao: doblete y asistencia con Mónaco en el 5-0 sobre Bastia
Artículo siguiente50 años de Risaralda, una oportunidad para que Celebremos lo Nuestro