La construcción de paz bajo un mismo camino

6554

Por: @DiputadoGeovany

Al terminar la jornada del plebiscito por la paz, no fueron ganadores o perdedores de un lado u otro, fue un triunfo a la democracia, que se funda en el respeto de dos posiciones de colombianos que salieron a expresar una opinión sobre la situación actual del país, un mensaje que debe generar reflexión y a no desfallecer ante la meta de este camino que empezamos a recorrer, que es la paz.

Varias cosas quedan por decir, pero que la primera sea el respeto de las dos expresiones masivas de votos que se concretaron en las urnas, aprendimos que para construir la verdadera paz, esta tiene su inicio en respetar y no provocar por el pensamiento del otro, pues su forma de ver la vida es diferente y sus experiencias también así lo son.

Los más de 13 millones de colombianos que salimos a votar, debemos sentirnos victoriosos cuando se logre nuestro objetivo común, el de la convivencia con respeto y la armonía en todos sus órdenes. No son 4 años fallidos de negociaciones, atrás vienen décadas de conflicto, guerra, desigualdad, intolerancia que tenemos que superar y después del plebiscito nos dimos cuenta una vez más de ello.

Los resultados del histórico 2 de octubre fueron convenientes para el país, nunca es tarde, al haber ganado el NO nos ayuda a replantear, corregir y tener en cuenta aquellas posturas de ese número de personas que así votaron. Desde un inicio reconocimos que esta era una paz imperfecta, mejor que una guerra perfecta, pero ahora el camino y de lo que se trata es de perfeccionar ese derecho que todos tenemos y todos queremos.

Así el margen de votación hubiese sido a favor de los que eligieron el SI, esos 53,894 de ciudadanos de diferencia entre una forma de pensar y otra, tendríamos de todos modos unos acuerdos con la mitad de colombianos en contra. Un país en proceso de paz, significa una nación unida.

El llamado es a trabajar bajo el mismo camino de la reconciliación, aquí hay temas y actores importantes que tienen que integrarse para avanzar hacia la eliminación de todas las expresiones de violencia.

El gran pacto nacional, o consenso nacional con los líderes recientes del SI y el NO, es la posibilidad ante un panorama que en nuestras manos recae sea siempre esperanzador, temas como la libertad religiosa deben tenerse en cuenta también en el debate, pues vimos diferentes formas de intolerancia, ante la opinión de líderes de todo tipo de confesiones religiosas en un tema de interés general; la familia, la equidad de género, son otros de los puntos para garantizarse en el postconflicto y con estos, se abre más y se fortalece el verdadero camino hacia la construcción de una paz estable y duradera.

Artículo anteriorAsí les fue el fin de semana a los recientes convocados a la Selección
Artículo siguienteGina Parody presentó renuncia irrevocable al Presidente