La Liquidación Judicial ha salvado al Pereira

2298

Por: Óscar Alzate Gómez.

Quien lo creyera, a mediados del 2014, los hinchas del Deportivo Pereira temblaban y muchos hasta lloraban cuando se conoció la orden de la Liquidación Judicial del conjunto “Matecaña”, en un hecho sin precedente en el Fútbol Profesional Colombiano; el 15 de julio de 2014 se posesionó ante la Jueza Tercera Civil Circuito como Gerente Liquidador, el manizaleño Jhon Omar Candamil.

Corpereira estaba literalmente en el suelo, el panorama bien oscuro y la incertidumbre era total, 277 acreedores esperando haber quien respondería por los aproximados 17 mil millones de pesos que se les debe.

Paradógicamente dos años y medio después ya los hinchas no piensan en las deudas o en el temible fantasma de la liquidación, a esta hora saborean los cuadrangulares semifinales del Torneo de la 1B, y tienen en su cabeza que este año si será el del ascenso.

Hay quienes les ronda un interrogante. Cuándo será que se acaba la Liquidación del equipo y alguna persona con dinero y poder lo compre o lo asuma? La verdad, como periodista, hincha y abogado deportivo, que he seguido todo este proceso y lo conozco en detalle, me atrevo a asegurar que es una de las mejores administraciones que ha tenido el Deportivo Pereira en toda su historia.

Me atrevería a decir ¡ ojalá nunca se acabara la Liquidación ¡ y el mismo Juzgado vigilara de forma vitalicia todos los movimientos del equipo como lo ha venido haciendo; primera vez que las cuentas son claras a la vista del público en el Juzgado y no hay nada debajo de la mesa.

La naturaleza de una Liquidador Judicial, es liquidar la empresa o sociedad en quiebra, pero como el fútbol tiene una dinámica jurídica y económica distinta, el Liquidador de Corpereira, cayó en cuenta que si acababa con el equipo en su momento, dejando de jugar el torneo, se perdía la denominada ficha o cupo que otorga Dimayor, y que a la vez los jugadores propiedad quedarían libres, pues sin contrato no hay derechos deportivos, según ordenó la Corte Constitucional. De ocurrir no habría como honrar o pagar las deudas, que es el objetivo final de una liquidación.

Pues el señor Jhon Omar Candamil, que al comienzo no cayó bien entre muchos por ser de origen caldense, apoyada en la ley de Liquidación que se lo permite, se dio a la tarea de conformar una verdadera estructura deportiva y administrativa; Candamil, un contador que sólo conocía de números y de fútbol sabía lo que veía por televisión, decidió apoyarse de Duván Vásquez, ex gerente del Once Caldas, en la época del entrenador Juan Carlos Osorio, con el único objetivo de gerenciar la salida de la 1B del conjunto “Matecaña”, y a fe que lo ha conseguido.

El asesor deportivo Vásquez se ha convertido en pieza vital, ya que sus decisiones han sido acertadas, como él mismo lo dice se ha sentido “bendecido por Dios”.

Algunos catalogan al Liquidador Candamil como un aprovechado que cayó en paracaídas sobre el equipo en quiebra, y que se ha usufructuado de los privilegios del fútbol, como viajar a las eliminatorias del Mundial de cuenta de la Federación Colombiana; otros lo catalogan como un salvador que lo tiene ad portas de ascender, y que gracias a un trabajo acertado se ha sabido ganar esos privilegios. Hasta en Aruba estuvo varios días con el equipo Sub 20 como invitados.

Al actual Pereira le ha rendido

Salvador o aprovechado, pero la verdad es una, al margen de lo deportivo que es muy bueno, Pereira no sólo arranca el Cuadrangular A del Torneo del Ascenso como favorito; sino que como negocio, ha logrado vender dos jugadores por jugosas cuantías (Leonardo Castro-Medellín y Juan Camilo Hernández-Granada de España), ha recuperado la confianza del hincha, de los patrocinadores y la buena imagen a nivel nacional.

Además el Pereira deportivamente conformó un equipo Sub 20 que se ha convertido en cantera de la plantilla profesional, por allí pasó “Cucho” Hernández, luego de brillar con la Selección Risaralda; recientemente en convenio con la Alcaldía de Pereira abrieron escuelas de formación en barrios vulnerables y por estos días están escogiendo el grupo de mujeres que participará en el Torneo Profesional Femenino de 2017 que organiza la Dimayor.

Además conformaron un grupo de mercadeo y publicidad muy efectivo, adoptaron una mascota lobo denominada “Roko”, como imagen institucional, sumado al departamento de comunicaciones que desde hace varias semanas comenzó un programa de televisión por Telecafé, que muestre lo positivo del Club.

La suerte los ha acompañado

Durante estos dos años, no sólo la buena administración los ha salvado, también la suerte les ha jugado a favor; en el 2015 cuando la caja estaba vacía para pagar deudas y no encontraban otra salida que acabar con el equipo, aparece un ingreso superior a los mil millones de pesos por ser el Pereira propietario del 15% del jugador José Heriberto Izquierdo, quien fue vendido por el Once Caldas al Brujas de Bélgica por 5 millones de dólares. Con ese dinero se pagaron deudas, premios, liquidaciones laborales de fin de año.

Al final de año 2015 se vivió otra situación anómala y deportiva que no estaba en los planes de nadie, Deportivo Pereira pierde su paso a la primera categoría tras perder 3-1 ante Fortaleza y finalmente dejarse empatar a un gol ante Leones en el último juego y en el tiempo de reposición.

Como consecuencia de lo anterior se desató una tempestad en el equipo al momento que Duván Vásquez denunció ante los medios de comunicación que algunos de los jugadores no habían actuado a cabalidad, (Domínguez, Machado, Sinisterra, Cárdenas y hasta el arquero Soto terminaron implicados) se acusaron entre sí durante varios semanas, hasta que a los jugadores no se les renovó el contrato, y el directivo terminó sancionado con una multa por haber trasgrediendo el Código Disciplinario de la Federación Colombiana de Fútbol.

Antes de que se acabara el año 2015, el entrenador argentino Hernán Lissi, ahora D.T. del Caldas, decidió marcharse del equipo por haber sido amenazado de muerte; por su parte Jhon Omar Camdamil más que desilusionado por lo ocurrido estuvo a punto de tirar la toalla y liquidar a Corpereira de una vez por todas, que para fortuna del sus hinchas, reaccionó y se dedicó a confeccionar la actual campaña.

Qué pasará con Corpereira?

Hoy todos se preguntan qué pasará con el equipo en caso de ascender. En qué quedará la Liquidación Judicial? Sin lugar a dudas se volvería más atractivo para los futuros interesados en asumir su control.

Deportivo Pereira está envuelto en tres escenarios jurídicos, ascienda o no; que le regresen el equipo al anterior administrador Alvaro López; que sean subastados los activos (ficha, jugadores, colores, insignias y enseres), con lo que se recoja se pagan a los acreedores; o que sea comprada la deuda, que es la opción más viable.

Comprar la deuda significa pagar a los acreedores y comprar los derechos de los afiliados aportantes, primer paso para convertirse en Sociedad Anónima y con ello escoger una nueva junta y nuevo presidente que asuma el control del equipo.

La pregunta del millón. Cuánto se demorará más el Proceso de Liquidación? No se sabe, podría ser todo el 2017, los asuntos en los juzgados son muy lentos, y todavía falta determinar cuánto se le debe a cada acreedor y definir los derechos de voto, que el Club sea avaluado por un perito, que se decida la solicitud de restructuración que presentará el anterior administrador, o que comience a comprar la deuda algún interesado.

Lo cierto del caso es que antes de la Liquidación sólo había deudas, ahora Deportivo Pereira comienza a tener activos y se volvió atractivo para un negocio en grande.

Artículo anteriorDeportivo Pereira, es hora del ascenso
Artículo siguienteMayor atención para Habitantes de Calle en Pereira