Que las PISA no nos pisen

1395

Por: Wilman Valencia Gómez

Que no nos intimiden las pruebas internacionales

Nuestro país, tercermundista, agropecuario e incipiente industrial, está viviendo el caos educativo de los nefastos resultados en pruebas internacionales como la PISA. Los medios de comunicación, y en general todo aquél que se siente con derecho a opinar, han criticado fuertemente al Estado por la falta de inversión en la Educación pública, como si fuera ésta la razón de dicho fracaso; grave error, si nos medimos por el puesto ocupado y no por los factores que nos llevaron a ocupar dicho lugar. También se han echado culpas desmedidas a Colegios y Universidades por la, según estos, mala preparación. Para culpas, todos o ninguno, que aquí aportan, forman y desinforman por igual Estado y Medios masivos de comunicación.

Hablemos sobre inversión en educación: España se ha destacado en Europa por su gran inversión en educación, no así en el gasto público, caso contrario al que ocurre en países como Finlandia o Los Países bajos, donde el PIB es hasta un 25%  superior al de la Península Ibérica y donde la formación profesional está garantizada para toda la población estudiantil. Justamente, estos países se ubican en destacados lugares dentro de dicha prueba. Esto demuestra que,  más allá de sólo invertir en educación, hay que pensar en el bienestar de toda la población.

Ahora veamos el trabajo realizado en nuestros colegios y universidades. Todos los colegios preparan a sus estudiantes para sobresalir en el ICFES, como máximo medidor del rendimiento meramente académico de nuestros estudiantes. Cuando pensamos en exámenes cognitivos Internacionales, nos centramos de inmediato en pruebas tipo ICFES (o SABER), por ser el único referente conocido, pero allí hay una nueva falla; las pruebas PISA están diseñadas para medir la capacidad de solución de problemas, por parte de los estudiantes, en circunstancias de vida puntuales, dando gran importancia a las Matemáticas y la Comprensión lectora. La. Así lo explica la revista SEMANA (Jueves, 01 de Mayo de 2014) “Las pruebas PISA le presta especial atención a las matemáticas, por considerar que se trata de una materia que ayuda a predecir el futuro éxito de los alumnos después de la educación secundaria”. Eso no es gratis, estas pruebas fueron diseñadas y son patrocinadas por grandes compañías financieras que buscan fuga de cerebros en todos los países que presentan esta prueba.

En Wikipedia encontramos un interesante análisis que nos permite tener mayor claridad sobre la razón de ser de las pruebas PISA frente a los resultados y el puesto obtenidos por nuestro país en las mismas: “Los exámenes PISA son muy parecidos a exámenes de inteligencia. Se evalúa muy poco conocimiento y aplicación de estos. La gran mayoría de los ítems de los PISA son muy deducibles y se pueden responder correctamente sin tener ningún conocimiento del currículo escolar. Es por esto que los resultados obtenidos se puedan deber más bien diferencias en los IQ generales de los países que en la eficiencia de sus sistemas educativos. En el IQ entran en juego diversos factores que nada tienen que ver con la escuela, como son: la genética, el cuidado prenatal y la alimentación en la infancia. Por eso es que en los PISA a los países de bajos ingresos y/o con muchos inmigrantes o minorías sociales les va tan mal, pero en los exámenes TIMMS a los países de Europa del este (de bajos ingresos) les va mucho mejor, incluso mejor que a Finlandia, que quedó en el puesto 14 en los TIMMS de matemáticas de 1999 y en el 8 en los TIMMS de 2011. -Finlandia no participó en los TIMMS de 2003 ni de 2007”. La prueba TIMSS (Tendencias en el Estudio Internacional de Matemáticas y Ciencias).

Están bien equivocados aquellos que en sus críticas se burlan del hecho de que seamos uno de los peores países en evaluaciones internacionales, pero que sigamos siendo uno de los más felices del mundo. No es un delito ser felices, ni esto nos hace más brutos, como en algún noticiero nacional se afirmó, o como lo manifiestan quienes se basan en la información básica y no en el análisis profundo de las situaciones. Es cuestión de revisar los verdaderos planes de desarrollo de nuestros dirigentes políticos, la inversión eficiente del Estado para mejorar las condiciones de vida de todos y ERRADICAR la pobreza de Colombia, porque tenemos una economía creciente capaz de permitirnos dicho logro. A eso le apuesta el proceso de Paz cuando entre los acuerdo se habla de fortalecer el campo, de promover el trabajo, de darle un papel protagónico a la mujer. En pocos años, seremos quienes estemos en la cumbre de cualquier tipo de pruebas, porque para hombres y mujeres inteligentes, nuestro país es un yacimiento del que decenas ya están dando la cara en empresas tan importantes como la NASA, y Pereira en primera fila, lo hemos demostrado con las pruebas SABER donde hemos llegado a estar por encima de la media nacional y donde el sector público está ubicándose en el camino correcto.

Wilman Valencia Gómez: Licenciado en Comunicación Audiovisual y Españo, Especialista en pedagogía y Técnico en Inglés como segunda lengua.

Artículo anterior¡A por el récord!
Artículo siguienteVía Remolinos en Belén de Umbría será entregada a finales del mes de noviembre