Los riesgos que tiene jugar ‘Pokémon Go’

594

Varios lectores han preguntado sobre los riesgos legales o de seguridad de la información al jugar Pokémon Go. Este juego es, sin duda, la sensación del momento. Miles de personas están pegadas a sus teléfonos, mientras caminan, atrapando criaturas imaginarias de Nintendo. Se trata de un juego de realidad aumentada, en el que la app, a través de georreferenciación de su smartphone, pone en los sitios por los que va pasando fotografías con elementos que va almacenando para capturar estos “bichitos” que se van coleccionado.

Ahora bien, el primer punto tiene que ver con la descarga, que ya está disponible en nuestro país de forma legal, así que puede bajarlo tranquilamente. Más que un riesgo legal, es un peligro de seguridad personal. Permanecer con los ojos en el teléfono, sin importar lo que pase enfrente, puede generar accidentes. Hace algunas semanas, en California, un par de jóvenes cayeron en un barranco y quedaron con serias lesiones corporales. Como este, pueden existir muchos casos de daños propios y a terceros al atropellarlos o chocar con otros.

Teniendo en cuenta que el juego interactúa a través de la cámara, almacena y publica las fotografías, es de vital importancia revisar que el sitio que fotografíe no cuente con algún tipo de reserva o secreto de Estado, como es el caso de bases militares, entidades públicas o centros donde se realizan actividades sensibles para la seguridad pública.

La cámara también podría traernos serios problemas. En el momento de realizar fotografías de terceras personas que estarían cerca de los pokémones que atrapemos, es de advertir que es mejor ser prudentes. En este sentido, deberíamos tener una autorización de quienes fotografiemos para difundir su imagen en la web, pues exponerlos públicamente podría atentar contra su voluntad y violar su derecho a la intimidad. Lo recomendable es pixelar las caras de terceras personas vinculadas con la información.

Esta app puede ser un medio para realizar robos. La modalidad sería utilizar pokémones, a modo de trampa, para que, sobre todo los menores, acudan a un sitio y así poder robarles y/o ejercer sobre los mismos actos de violencia, abusos y otras actuaciones delictivas.

En el juego en grupo, se puede ver a los demás jugadores, así que desconocidos podrían seguirte y “marcarte”, por ejemplo, para cometer fleteo, o simplemente el seguimiento de una esposa a su marido infiel, pues el GPS está activado.

Finalmente, el riesgo más grande es que por estar muy concentrados, venga un ladrón y le rape el teléfono, y ahí sí muy textual Pokémon Go.

* Sección patrocinada. Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad exclusiva de Adalid Corp.

Fuente: Ámbitoo Jurídico.

Artículo anteriorMedallistas olímpicos recibieron incentivos económicos por su participación en Río 2016
Artículo siguienteColombia y una ‘espina’ en Eliminatoria: hay que vencer a Venezuela