Nuevo debate en la industria lechera

El lanzamiento oficial de la leche en polvo de Alquería, presentada ayer por Carlos Enrique Cavelier, coordinador de sueños y gerente general de la empresa, es una oportunidad para revivir el debate sobre el futuro de la industria de lácteos en Colombia.

1077

El punto de partida de la discusión es un borrador de resolución que está en trámite en el Ministerio de Agricultura y que pretende, en palabras de un funcionario de la entidad, “garantizar que a los campesinos se les compre la totalidad de la leche que producen, incluso los excedentes, y al tiempo se incentiven las exportaciones”.

Según Cavelier, la propuesta presentada por los industriales del sector, entre ellos Alquería, permitirá comprar la leche que les sobre a los productores a precios más bajos, con el objetivo de competir internacionalmente y poder empezar a exportar.

En principio, el borrador de resolución que está siendo estudiado en el ministerio parece beneficiar a todos los sectores de la industria lechera. A los productores les aseguraría que la cantidad de leche que generen será comprada en su totalidad, a industriales les permitiría adquirir la leche más barata y así incursionar en otros mercados y aumentar la rentabilidad, y al Gobierno le ayudaría a potencializar un sector que genera más de 700.000 empleos y juega un papel destacado.

Sin embargo, para Carlos Estefan, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (Analac), la resolución de la discordia esconde una serie de dificultades que afectarían la calidad de vida de los más de 395.000 productores de leche del país. “Hay que partir de la base de que en Colombia no hay excedentes de leche, excedentes habría si ya se hubiera atendido la demanda interna total y quedaran disponibles unos litros para exportación. Pero en este momento, si tenemos en cuenta que en Colombia el consumo de leche per cápita es de 147 litros al año, mientras que la FAO recomienda 170 litros, nos damos cuenta de que hay un gran número de colombianos, especialmente de los estratos bajos, que no consumen la leche que necesitan. En este momento no hay excedente, sino déficit”.

Según Estefan, como hay momentos del año en los que, por cuestiones climáticas, se produce más leche de la que las plantas pasteurizadoras pueden procesar, pero hay otros en los que el producto es escaso, lo lógico sería equilibrar la oferta y la demanda, guardar esos supuestos excedentes, convertirlos en leche en polvo y usarlos cuando haga falta.

“Los costos de producción son muy superiores al incremento de los precios. En este momento, un litro de leche cuesta entre $1.050 y $1.150, y con la resolución se busca reducir el precio de los litros de excedentes a $500 o $700, mientras que los costos de producción se mantienen en $800 y $900 pesos. Así cualquier acuerdo se daña, las cifras no cuadran”, asegura Estefan.

 

 

 

Elespectador.com

Artículo anteriorSecretaría de Desarrollo Social de Pereira capacitará a dignatarios de las JAC
Artículo siguienteEl Concejo de Pereira respalda la gestión de la Personería