Se cumplen 21 años del terremoto del eje cafetero

488

25 de enero; se conmemoran los 21 años del terremoto que sacudió al Eje Cafetero en 1999. Desde la Dirección para la Gestión del Riesgo y Desastres de la ciudad de Pereira DIGER, su director Alexander Galindo se refiere a la fecha y a este fenómeno natural en el que resultaron con mayor afectación las ciudades de Armenia en el departamento del Quindío y Pereira en Risaralda.

Para este año se recuerda la fecha a través de una serie de fotografías de la época que si bien evocan el dolor, la tragedia y la impotencia, también demuestran el tesón y la valentía de los habitantes de esta región y de los organismos de socorro que atendieron la emergencia.

En Pereira, la zona que sufrió más afectaciones fue la carrera 12, donde actualmente se está construyendo la avenida San Jerónimo y donde la administración anterior realizó el importante proyecto del colector Egoyá.

“Este año el objetivo es no descansar en la tarea que venimos haciendo en los organismos de gestión del riesgo, estamos fortaleciendo día a día el cuerpo oficial de Bomberos. También el alcalde Carlos Maya, está ejecutando todas esas acciones que teníamos programadas y prevé el mejor equipamiento para estos organismos como la construcción de una nueva estación de bomberos en Puerto Caldas, mejorar los instrumentos tecnológicos y las condiciones de los vehículos de transporte, para optimizar todas sus capacidades”, indicó Alexander Galindo.

Es importante mencionar el trabajo que se viene adelantando con la Agencia de Cooperación Norteamericana USAID y su programa especial OFDA que tiene articulación con una empresa internacional de nombre Miyamoto. Su objetivo es identificar todas las condiciones de vulnerabilidad estructural que tiene la ciudad, además se está adelantando la microzonificación sísmica de Pereira. Con esto se pretende identificar el riesgo sísmico de la ciudad, para así entregar un insumo para desarrollar actividades de planificación.

Además de recordar esta fecha que quedará para siempre grabada en la mente de los habitantes de la zona, se deben promover los planes de prevención, ya que un evento sísmico de esta magnitud puede volver a ocurrir. Si bien estos fenómenos no se pueden predecir, sí está en las manos de la comunidad y de los organismos de socorro el estar preparados para saber cómo actuar y responder adecuadamente cuando se presenten.

Artículo anteriorGobernación de Risaralda está atenta a posible caso de fiebre aftosa
Artículo siguienteKobe Bryant: el legendario jugador de baloncesto de la NBA y una de sus hijas mueren en un accidente de helicóptero