Se nos va «Cucho” Hernández

2823

Por: Óscar Alzate Gómez

Juan Camilo Hernández Suárez o “Cucho” como le conocen cariñosamente, por estos días está de moda en el Deportivo Pereira; sus escasos 17 años, sus 16 goles en el presente Torneo de Ascenso en lo encaraman como el artillero del certamen y esa madurez para hablar dejan a más de uno perplejo. Incluso habla hasta de Dios en sus entrevistas.

Siendo todavía un niño en el 2015, intempestivamente saltó de la Selección Risaralda al cuadro “Matecaña”, gracias al entrenador argentino Hernán Alberto Lisi quien le dio la oportunidad de debutar con la casaca roji-amarilla ante el Quindío.

No lleva ni dos años como futbolista profesional y desde ahora se anuncia que será vendido al Club Granada de España por una oferta económica que asciende al 1 millón 800 mil euros, cifra que se aproxima a los seis mil millones de pesos.

Se dice que su traslado al fútbol ibérico sería en julio de 2017, bajo el entendido que el joven goleador tiene contrato hasta febrero de 2019 con el D. Pereira y hace algunos días presentó carta de renuncia; el negocio es tan redondo que incluso el Club español le comenzaría a pagar desde ahora, sumado al salario que le proporciona el Pereira.

Lo cierto del caso es que el futbolista estrella dice que no se va sin ascender al Pereira a la primera categoría.

La idea de vincularse al Granada Fútbol Club a partir de julio de 2017, es dando espera a que el joven futbolista cumpla la mayoría de edad, en razón de que el Estatuto de Transferencia de Jugadores de la FIFA, en su Artículo 19-Protección de menores de edad en transferencias internacionales, señala lo siguiente

“1. Las transferencias internacionales de jugadores se permiten sólo cuando el jugador alcanza la edad de 18 años. 2. Se permiten excepciones: a) Si los padres del jugador cambian su domicilio al país donde el nuevo club tiene su sede por razones no relacionadas con el fútbol”.

Lo anterior significa que para evitar que sus padres estén obligados a radicarse definitivamente a España, y otros requisitos adicionales que son mejor evitar, prefieren esperar a que ajuste los 18 años. La FIFA es muy rigurosa con los menores de edad, ya que hace varios años llevaron a Europa desbandadas de menores de edad africanos a probar en el fútbol, y la gran mayoría se quedaron sin equipo deambulando por los diversos países europeos.

Cómo se dio el negocio

La pregunta del millón. Puede Deportivo Pereira concretar esta venta y que hará con esa suma tan elevada? teniendo en cuenta que Corpereira pese a marchar de primero rumbo al ascenso, su condición jurídica lo mantiene en el limbo, en un estado de Liquidación Judicial.

La venta no se puede dar por motivos jurídicos basados en que a la fecha la Coporación no ha sido avaluada por un perito especializado, lo que significa que nadie sabe a ciencia cierta el precio de ningún activo del equipo, en este caso del futbolista. Es un requisito de la Liquidación Judicial, según la Ley 1116 de 2006.

Los actuales administradores “matecañas”, el Gerente Liquidador Jhon Omar Candamil, y su asesor deportivo Duván Vásquez, han sido muy astutos e inteligentes para mover sus fichas, tal cual como lo hicieron con el delantero Carlos Castro, ahora al servicio del Medellín.

A todos los futbolistas considerados como piezas fundamentales del equipo, les colocaron clausulas indemnizatorias exorbitantes en sus respectivos contratos, a fin de ganar con cara o con sello; es decir; en caso de aflorar un negocio como ocurre actualmente con “Cucho”, como no se puede vender, por estar Corpereira en Liquidación, simplemente el interesado paga la cláusula pecuniaria y el futbolista queda libre, siempre y cuando haya renunciado.

Pese a las circunstancias, el Liquidador Candamil, ajustado a la ley prefirió informarle a la Jueza Quinta del Juzgado Civil Circuito de Pereira, Leidy Amparo Niño, quien tiene a cargo la Liquidación de la Corporación.

El contrato de Juan Camilo Hernández, tiene una cláusula pecuniaria de 6.500 millones de pesos, no obstante el Granada ofrece un millón 800 mil de euros, cifra que convertida a pesos colombianos sería aproximada a los 6 mil millones.

El 60% de sus derechos deportivos pertenecen al Deportivo Pereira y el 40% restante al club aficionado risaraldense denominado Indubolsas, una vez le consignen la plata al Pereira, este deberá pagar su  porcentaje al otro.

La millonaria cifra, será consignada en una cuenta especial, a la espera de que la Jueza Liquidadora, determine si se pueden invertir o deben ser exclusiva para honrar las deudas de los 227 acreedores que tiene Corpereira.

Negocio que a la luz de la realidad es mejor hacerlo de inmediato, ya que el fútbol es impredecible y una sorpresiva lesión lo puede dañar todo de un momento a otro, como ocurre con Leo Castro que estará por fuera de las canchas por lo menos medio año y el Medellín desperdició una jugosa oferta del un club internacional.

Artículo anteriorEspacio público vs derecho al trabajo: el cambio en Pereira
Artículo siguienteSuecia presiona a Ecuador sobre interrogatorio a Julian Assange