Se registró un aumento en cifras de accidentalidad en el Área Metropolitana

380

A pesar de los diversos y constantes operativos de control, en el pasado fin de semana se registró un preocupante balance de accidentalidad y siniestralidad vial en Pereira. Se presentaron un total de 33 eventos de tránsito, 4 con víctimas fatales. Entre ellas se encontraba un adulto mayor, que se desplazaba por el corredor vial de Cerritos- Galicia y fue arrollado por un automóvil. También se registró el accidente fatal de un motociclista que circulaba por el sector de San Joaquín, que impactó contra un alimentador del Sistema Megabús.

Teniendo en cuenta que el flujo de tráfico iba a aumentar por la ampliación en el horario del toque de queda, durante el fin de semana se instalaron retenes, y en acción conjunta con la Policía Nacional, la Secretaría de Gobierno y el Instituto de Movilidad se intensificaron los controles con el fin de ejercer la autoridad y el cumplimiento de las normas.

Pese a las medidas, el balance en materia de accidentalidad y siniestralidad vial fue el siguiente:

  • 18 eventos de tránsito solo daños.
  • 15 eventos con algún tipo de lesionado.
  • 4 víctimas fatales.
  • 156 comparendos, de los cuales 4 fueron por transporte ilegal y 1 por conducción en estado de embriaguez.

El director del Instituto de Movilidad de Pereira manifestó gran preocupación sobre estas cifras. «Durante este fin de semana se prendieron las alarmas tanto del Instituto de Movilidad como de la Policía de Carreteras. Desde la entidad estamos prestos a seguir atendiendo de manera pedagógica y educativa los diferentes actores viales para seguir disminuyendo y la accidentalidad y la mortalidad en la ciudad de Pereira, sin embargo necesitamos del compromiso de todos los actores viales, sobre todo los motociclistas, para conducir siempre de manera prudente, portando los elementos de seguridad, conduciendo siempre a la derecha, respetando los semáforos, los pares, las señales de tránsito para seguir siendo ejemplo a nivel nacional en  disminuir la accidentalidad».

Si bien se han reactivado medidas y operativos de control en diferentes sectores de la ciudad, tanto conductores como transeúntes deben ser prudentes en sus desplazamientos y cumplir con los protocolos de bioseguridad. El uso responsable de los vehículos y motocicletas, no conducir bajo el estado de embriaguez o de alguna sustancia sicoactiva y respetar a los peatones y biciusuarios es clave para preservar la seguridad.

El comité Técnico Operativo del Instituto de Movilidad se reunirá en las próximas horas con el fin de evaluar y establecer soluciones para disminuir esas cifras, buscando fortalecer los puestos de control e intensificando los programas de Educación Vial.

 

Artículo anteriorEl Aeropuerto Internacional Matecaña avanza en la recuperación de su operación
Artículo siguienteMegacolegios en Risaralda siguen preocupando a los diputados por el retraso de las obras